Padura en oficio de cuentos

Un numeroso público se reunió este martes en la sala José Antonio Portuondo de La Cabaña para la presentación del libro Aquello estaba deseando ocurrir, del narrador, ensayista y periodista Leonardo Padura. Como siempre en las versiones de la Feria Internacional del Libro, el público que sigue sus obras anhelaba intercambiar con el autor, pero en esta ocasión está en el extranjero. Dejó saber que en el capítulo villareño de la fiesta de las letras sí pudrá estar, pero en La Habana, no pocos quedaron con deseos de ver y escuchar a Padura, Premio Nacional de Literatura 2012.

No obstante, el libro, de la Editorial Capiro, está. En 240 y tantas páginas muestra sus cuentos, desde el primero, La puerta de Alcalá, hasta El cazador, evidenciando un oficio de cuentista que, según señala en la nota de contracubierta el ensayista Jorge Luis Reyes, no está a la zaga de su novelística.

De acuerdo con Reyes, los relatos son radiografía de una época y auscultan el palpitar de la fábula de una nación.

Diversos son los tiempos y espacios donde se desarrollan los cuentos: Angola, algún taller literario, un restaurante, Italia, un barrio, el erotismo de dos, la nochebuena…, infinidad de temas explícitos y latentes que quedan a la interpretación del lector.

Según se comentó en la presentación, el libro abarca desde el principio del período revolucionario hasta la llamada “crisis de los balseros”.

Desde el propio inicio del texto aparece una frase de Eliseo Diego: “De buen gusto es callar como la piedra”.

En la sala Portuondo estaban deseando ver a Padura.