Rayuela vuelve a Cuba desde Casa

Para el propio Cortázar se volvió una incógnita su libro Rayuela, decía -“pensaba que había escrito un libro para los de mi edad, pero de 100, 89 eran jóvenes, acaso adolescentes”. Después de irredimibles críticas de los de su edad, la obra resultó ese puente literario que la Editorial Casa de las Américas realizara hace 50 años, y que trae de vuelta en la 28 Feria Internacional del Libro.

Es un hecho, Rayuela está de nuevo en Cuba. Los seguidores de Julio Cortázar dimos cuenta de lo que fue en una primera edición y, medio siglo después, vuelve a ser historia. Casa de las Américas puso nuevamente a disposición de los lectores este clásico de Julio Cortázar en la colección Literatura Latinoamericana, presentado por Margarita Mateo con la lectura de fragmentos del memorable prólogo de Lezama Lima, escrito en marzo de 1968, cuyas letras marcaban ese universo laberíntico de los misterios lezamianos puramente encontrados hasta hacer de los lectores de Cortázar un camino que enlaza, recorre su obra y nos hace amarlos una y otra vez.

Es la complejidad de la palabra en lo fácil o lo fácil de lo complejo, lo que enlaza ese mundo creado por Cortázar para explicar lo nuestro. Es buscado, nuevamente adorado en una especie de encuentro en lo clásico latinoamericano.

Cortázar aparece una vez más para Cuba desde Casa de Las Américas, en media rueda de existencia de Rayuela, para enriquecer ese catálogo en la Colección de Literatura Latinoamericana y Caribeña que presenta 187 títulos. Es parte de ese agradecido reencuentro con las generaciones anteriores, para los nativos digitales, libros en papel del ineludible complot creativo de la región, que Casa se premia en reeditar. 

Foto tomada de La Ventana