Convocatoria

“Se oye, se siente, la Feria está presente”. Con esa frase afirmativa en tono de estribillo comenzó la conferencia de prensa dedicada a la 26 Feria Internacional del Libro de La Habana, que se efectuó en la sala Manuel Galich de la Casa de las Américas.

La primera información que se hace pública de la esperada cita, que en esta edición tiene como País Invitado de Honor a Canadá, y se dedica al prolífero intelectual Armando Hart Dávalos, trascendió ayer ante la prensa. Entre los asistentes se encontraba un grupo de personalidades (Juan Rodríguez Cabrera, presidente del Instituto Cubano del Libro; Aleida Acosta, directora de la Cámara del Libro; Edel Morales, vicepresidente de Relaciones Internacionales; Armando Hart, destacado intelectual al que se le dedica la 26 edición de esta FIL, y Patrick  Parisot, embajador de Canadá en Cuba).

Edel Morales, autor de la frase mencionada en el primer párrafo, ofreció los primeros detalles al público sobre dicho evento. Se tiene prevista la asistencia de unos 300 invitados de 36 países, de los cuales ya han confirmado su presencia en La Habana 162 autores y 86 expositores extranjeros; participarán 58 editoriales cubanas  y cientos de intelectuales en la fiesta literaria que, además de su sede principal en la fortaleza de San Carlos de La Cabaña, celebra también el tope cultural en los ya habituales hogares capitalinos: Casa de las Américas, Centro de Estudios Martianos, la Biblioteca Nacional, la UNEAC, la Sociedad Cultural José Martí y la Casa del ALBA Cultural, entre otros, y a los que se suma esta vez el Memorial José Martí.

Según Morales, la 26 Feria Internacional del Libro de La Habana reserva para los próximos meses no pocas oportunidades de entrar en contacto con el mundo literario. Junto a las entregas de Premios Nacionales de Literatura ( 35 años ya de su primera entrega y cuyo primer galardonado fuera el Poeta Nacional Nicolás Guillén), Ciencias Sociales, Edición y Diseño del Libro; e Internacionales (Pensar a Contracorriente y Julio Cortázar de Cuento), vuelven los habituales coloquios que engrosan el programa académico de la Feria (Encuentro de Historiadores, el de jóvenes escritores de América Latina y el Caribe, el dedicado a José Martí y Una merienda de Locos, destinado a la literatura para niños, entre otros). Además, se destinarán espacios a conmemorar dos importantes efemérides relacionadas con la vida y obra revolucionaria de Armando Hart: La campaña de alfabetización, que recién cumpliera su 55 aniversario, así como también los 40 años de la creación del Ministerio de Cultura (MINCULT) y cuyo primer titular en la Historia de Cuba lo fuera precisamente dicho homenajeado. También mencionó la probable presencia de dos presidentes, varios ministros de cultura, así como también de directivos de las cadenas del libro de China, Rusia y los EE.UU., al igual que la participación de países que hace años no asisten a la FIL habanera o incluso se presentan por primera vez en este escenario: Rumania, Moldavia y Georgia.

Patrick Parisot, embajador de Canadá en Cuba,  agradeció que se le dedicara la Feria a su país y aseguró que el momento no pudo haber sido mejor para celebrar el aniversario 150 de la Confederación canadiense, por lo que lo empezarán a festejar desde ahora en Cuba, punto de partida de este homenaje, compartiendo la cultura canadiense durante todo este año en todas partes del mundo. Además, recordó la larga relación bilateral ininterrumpida por más de 70 años. También expresó su orgullo por los escritores canadienses así como el beneplácito de poder mostrar este talento en la Feria y agradeció la publicación de esos autores por editoriales cubanas para que el  pueblo los pueda conocer. Finalmente agregó que más de 30 autores canadienses y representantes de más de 15 casas editoriales de su país (incluida una delegación de alto nivel de Quebec) harán presencia en el evento y tendrán como sede en los predios de La Cabaña el pabellón K, donde se exhibirá cine, música y artes escénicas durante los diez días de festejo.

Las palabras de Armando Hart, tituladas "Ser martiano y fidelista ha sido el único modo de ser feliz" fueron expresadas por Eloísa Carreras, quien dio a conocer el profundo impacto que provocara la noticia del homenaje en el notable revolucionario, así como su agradecimiento y modestia al considerar que él mismo no es un escritor sino "un hablador que ha hablado mucho". Manifestó su empeño por continuar trabajando «porque no me voy a cansar». Destacó su eterna admiración y respeto por el líder de la Revolución Cubana,  a quien le debe el curso posterior de su vida política: “si mis papeles valen para algo es porque mi vida ha estado dividida en dos etapas fundamentales: antes de conocer a Fidel y después de conocerlo (…) en Fidel encontramos el liderazgo ético que estábamos buscando en un país que se debatía entre el desconcierto y la frustración total”. Finalmente, se anunció  la próxima publicación de una selección de su papelería bajo el título de: “Cuba, una cultura de liberación. Selección de papeles desde 1952-2016”.

Juan Rodríguez Cabrera, presidente del Instituto Cubano del Libro y director de la Feria remarcó el honor de dedicar esta fiesta a Hart, “destacadísimo intelectual, de obra vastísima y humildad a toda prueba”. Precisó que tras su clausura el 19 de febrero en La Cabaña, la FIL se extenderá por el resto de las provincias hasta el 16 de abril con más de 700 novedades y cuatro millones de ejemplares previstos para la ocasión, y  adelantó que el libro más leído en 2016 resultó ser Raúl Castro, un hombre en Revolución, de Nicolai Leonov,  con sello de la editorial Capitán San Luis.